¡No descuides la anestesia!

November 8, 2012

Si ya tomaste la decisión de someterte a una cirugía plástica, debes de tener en cuenta uno de los aspectos básicos del procedimiento: la anestesia. Este tema merece la misma atención que la decisión de la cirugía a realizar.

Este proceso siempre tendemos a dejarlo en segundo término, y la verdad es que es uno de los aspectos más importantes pues sin los debidos cuidados, las consecuencias durante y después de la operación podrían ser muy graves.

La anestesiología ha avanzado muchísimo, por lo tanto existe un control mucho más minucioso sobre la misma. La información previa es básica para el paciente, así que asegúrate de hablar con tu doctor y que te explique todos los pormenores antes de entrar al quirófano. También es importante que seas honesta con tu médico en cuanto a consumo de medicinas, alcohol, tabaco, historial médico, herencias, etcétera, pues todos estos factores se toman en cuenta para la administración correcta de la anestesia.

Existen dos tipos de anestesia para la cirugía plástica: la general y la local. Con la anestesia general se bloquea la comunicación entre la parte del cerebro que desencadena la sensación de dolor y el cuerpo. Se relajan todos los músculos del cuerpo, y el paciente no recuerda nada. Este tipo de anestesia debe considerar distintos factores (edad, peso, duración de la operación, hábitos, enfermedades, etcétera), lo que la vuelve más compleja. Para esta anestesia por lo general se necesita intubación (introducir un tubo en la tráquea del paciente a través de la cual se administra la anestesia. O bien, vía intravenosa.

La segunda forma de anestesia (local), solo trata de eliminar el dolor de un área determinada, permitiendo al paciente respirar por sus propios medios. El paciente aquí no está inconsciente a diferencia de la anestesia general. Con este método, el paciente no siente ningún efecto derivado de la anestesia una vez que su efecto terminó.

Es muy importante que el anestesiólogo esté presente toda la operación para que supervise las reacciones del paciente, así como para asegurar que el paciente no sienta absolutamente nada durante la operación y que tenga un despertar espontáneo y sin muchos efectos secundarios. Algunos de las situaciones que se pueden presentar son reacciones alérgicas o problemas respiratorios.

Te recomendamos que estés muy bien informado(a) al respecto no solo para evitar sorpresas no deseadas, sino para poder entender y participar de una manera más completa en el proceso de tu cirugía.  Habla con tu médico para definir qué tipo de anestesia es la ideal para ti. Pregunta todas tus dudas, eso te tranquilizará y hará que el proceso de tu cirugía sea más fácil.

Condivide en:
  • Print
  • Twitter
  • Facebook
  • Digg
  • del.icio.us
  • Google Bookmarks

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>